St. Louis of France Church

San Luis- Confesor, Rey de Francia

1214-1270

Día Festivo: 25 de Agosto

San Luis IX, es el hijo mayor de Luis VIII de la línea Capeto, y su madre, la Reyna Blanca, hija de le Rey Alonso de Castillo y Leonor de Inglaterra.  El nació el 5 de abril del 1214, en Poissy en la Siene, un poco debajo de Paris.  Su madre se dedicó a la educación de sus hijos, que atribuyo a su virtud.  Sus tutores los hicieron un maestro en Latín, hablar en público y como escribir con dignidad y gracia.  Religión era la principal preocupación de sus padres para él.  Su madre seguido le decía cuando iba creciendo: “Te amo mi hijo querido, tanto como una madre puede amar a su hijo: pero prefiero verte muerto a mis pies en vez de que cometas un pecado mortal.”

Luis nunca olvido su crianza.  El Señor de Joinville, su amigo y biógrafo, fue con él a su primera cruzada a la Tierra Santa.  Su amigo relata que el rey una vez le pregunto, “¿Qué es Dios?” Joinville le contesto, “Señor, es aquello que es tan bueno que no puede haber nada mejor.”  Luis le pregunto otra vez, “¿Ahora dime, preferirías ser un leproso o cometer pecado mortal?”  El amigo le replico, “Yo prefiero cometer 30 pecados mortales antes de ser leproso.”  Luis se opuso profundamente: “Cuando un hombre se muere, es sanado de la lepra en su cuerpo, pero cuando un hombre que ha cometido pecado mortal se muere no puede saber con certeza que se ha arrepentido de tal manera que Dios lo ha perdonado.”

Su padre, Luis VIII, murió después de solo reinar por tres años.  Debido a la revuelta de los nobles inquietos, Luis fue coronado en Rheims en Adviento del 1226.  A la edad de veinte años, Luis se casó con Margarita, la hija mayor de Raymond Beranger, el Conde de Provenza en mayo de 1234.  Ellos tuvieron cinco hijos y seis hijas.

Luis ayudo a su madre a fundar el convento de Maubuison y le dio a las órdenes religiosas el impulso de instalar los Cartujos en Vauvert en Paris.  Escuchaba dos misas diarias, le encantaban los sermones rodeado por sacerdotes recitando las horas mientras viajaba.  No dudaba en oponerse a los hombres de la iglesia cuando ellos mostraban ser indignos.  Su amigo escribía, “Nunca lo escuche jurar, ni por Dios, o por su Madre o por sus Santos.  Ni siquiera lo escuche nombrar al diablo, excepto si se encontraba leyendo en voz alta o cuando discutía lo que había leído.”

En 1230 el Rey prohibió toda clase de usura, protegía a los vasallos e inquilinos de dueños crueles.  Imponía multas severas a la parte culpable y ordenaba que el dinero se usara en trabajos religiosos o de caridad.

Fue a dos cruzadas con su esposa, hermanos e hijos a anunciar la Fe Cristiana.  Una vez en una de sus cruzadas fue capturado y puesto en prisión.  Durante su estancia en prisión, el Rey recitaba el Oficio Divino todos los días con dos capellanes y le leían las oraciones de la Misa.

Luis ayudo a dotar el famoso colegio de teología fundado por su amigo, el Maestro Roberto de Sorgon en 1257.  El mismo fundo el hospital Quinze-vingt que acomoda a 300 pacientes.

El 1 de julio de 1270, Luis navego con sus soldados a Túnez.  Le dijeron que el emir estaba listo para convertirse y unirse a la expedición para recuperar los Lugares Santos.  La cruzada fue un fracaso porque la información del emir era falsa.  Durante su estancia ahí, Luis y su hijo mayor se enfermaron de disentería.  Luis no se pudo recuperar y a las tres de la tarde dijo, “En Tus manos encomiendo mi espíritu.”  Mantuvieron sus huesos y su corazón en el Monasterio San Denis in Francia hasta que fueron regados en el tiempo de la revolución.  Fue declarado Santo de la Iglesia en 1297, veintisiete años después de su muerte.